martes, 17 de febrero de 2009

otra forma de contar la historia de las hipotecas Suprime ( los NInjas< no income, no jobs, no assets)

La culpa de la crisis la tienen los “ninja”
Para mejorar la situación habrá que "limpiar" la llamada "materia prima" de las empresas
Escrito por: MANUEL CARRETERO
EFE.- Los "ninja" (no income, no jobs, no assets) son personas sin ingresos, sin empleo fijo y sin propiedades, que sin embargo fueron receptores de las famosas hipotecas “subprime”, que contaminaron todo el sistema financiero internacional. La divertida y sencilla explicación de este y otros temas económicos han llevado al profesor jubilado, Leopoldo Abadía, a la fama internacional.
El analista dice que la crisis no mejorará “hasta que el último "ninja" pague el dinero de su último recibo de su última hipoteca”, pero mientras tanto los ciudadanos “tendrán que aguantar la falta de concesión de créditos”.
Leopoldo Abadía, que recibe consultas de empresarios y trabajadores de medio mundo, cree que para mejorar la situación habrá que "limpiar" la llamada "materia prima" de las empresas, esto es, el dinero que las hipotecas subprime "han estropeado tanto".
En su opinión, la crisis actual es más profunda que el crac del 29, “por la sencilla razón de que allí se hundió la bolsa americana, ¿y cuánta gente de San Quirico (un pueblo imaginario) tenía acciones en la bolsa americana?: cero”.
“La crisis le ha venido mal a todo el mundo, menos a mí”, repite con socarronería Leopoldo Abadía, quien hace unos meses era un perfecto desconocido para el gran público y hoy da conferencias por España para explicar lo que bautizó como “La crisis "ninja"”.
Ese es el títuo de un artículo que el profesor Abadía escribió en una tarde con afán didáctico para sus empleados, ya que hace 15 años se retiró de sus clases de Política de Empresa en el IESE Bussnes Scholl de Navarra (noreste de de España ) para montar su propia consultoría.
Nunca sospechó que "La crisis ninja", donde explica de manera sencilla el origen de la crisis inmobiliaria de EE. UU. y cómo se propagó por el resto del mundo, acabase en internet (leopoldoabadia.blogspot.com), y tuviese centenares de miles de visitas.
El autor utiliza una caja de ahorros imaginaria, la caja de San Quirico (inspirada en la localidad barcelonesa de Sant Quirze de Safaja), cuyos clientes confían su dinero sin tener ni idea de que, al otro lado del Atlántico, a partir de 2002, se ofrecían "hipotecas subprime" a clientes "ninja" (no income, no jobs, no assets); o sea, sin ingresos, sin empleo fijo y sin propiedades, eso sí, cobrándoles más por ser “personas de riesgo”.
Cuando los "ninja" no pudieron pagar, el valor de las propiedades inmobiliarias había caído en picado, el banco se quedaba con ellas, pero no podía venderlas bien, y comenzaron a quedarse sin liquidez.
Los bancos hicieron “paquetes de hipotecas”, mezclando las buenas con las malas, las regulares y las “ninja”, que vendieron a otros bancos extranjeros en el mercado interbancario.
De esta forma, los mercados extranjeros pidieron a los primeros unos intereses más altos porque “no se fiaban”, haciendo que subiese el Euribor o “Europe Interbank Offered Rata", la tasa de interés interbancario en Europa.
Leopoldo Abadía lo dice claramente, para que le siga entendiendo todo el mundo: “Los bancos no se prestan dinero porque no se fían unos de otros, no saben la porquería que tienen en sus cuentas”.
De blog en blog. Todo empezó después de que enviase por correo electrónico el artículo sobre los "ninja" a sus empleados y acabase, nadie sabe cómo, en un blog, en el que recibió 7.000 visitas de golpe.
Abadía, aconsejado por su hijo Gonzalo, puso en marcha su propio blog, que ha recibido ya centenares de miles de visitas, entre ellas de Japón, Nigeria y hasta de Burundi.
También hace otros comentarios sobre la economía de este tiempo, por ejemplo: “La globalización tiene sus ventajas, pero también sus inconvenientes, y sus peligros. La gente de San Quirico no sabe que está corriendo un riesgo en Estados Unidos".
Después de que un diario de internet le fichase como articulista, sigue explotando su éxito “-si me lo dicen el año pasado no me lo creo”- con un libro que ha titulado “La crisis ninja y otros misterios de la economía actual”.
El profesor Abadía dice que la crisis no mejorará “hasta que el último "ninja" pague el dinero de su último recibo de su última hipoteca”, pero mientras tanto los ciudadanos “tendrán que aguantar la falta de concesión de créditos”.
Y es que la crisis de ahora es, en su opinión, más profunda que el crac del 29, “por la sencilla razón de que allí se hundió la bolsa americana, ¿y cuánta gente de San Quirico tenía acciones en la bolsa americana?: cero”.
Leopoldo Abadía, que recibe consultas de empresarios y trabajadores de medio mundo, cree que para mejorar la situación habrá que "limpiar" la llamada "materia prima" de las empresas, esto es, el dinero que las hipotecas subprime "han estropeado tanto".
No está convencido de la teoría del “todo vale” a la hora de que los gobiernos gasten dinero para relanzar la economía, e insta a la sociedad a "trabajar mucho" y a actuar "con prudencia", como en el caso de los expedientes de regulación de empleo que, en su opinión, deben realizarse "con sentido".
La frase
Leopoldo Abadía
La crisis de ahora es más profunda que el crac del 29, “por la sencilla razón de que allí se hundió la bolsa de EU, ¿y cuánta gente de San Quirico tenía acciones en ella?: cero”.
Las claves
1. El origen
Cuando los "ninja" no pudieron pagar, el valor de las propiedades inmobiliarias había caído en picado, el banco se quedaba con ellas, pero no podía venderlas bien, y comenzaron a quedarse sin liquidez.
2. El fin
El profesor Abadía dice que la crisis no mejorará “hasta que el último "ninja" pague el dinero de su último recibo de su última hipoteca”, pero mientras tanto los ciudadanos “tendrán que aguantar la falta de concesión de créditos”.
3. A trabajar
Abadía insta a la sociedad a "trabajar mucho" y a actuar "con prudencia", como en el caso de los expedientes de regulación de empleo que, en su opinión, deben realizarse "con sentido”.
')
//-->
window.google_render_ad();

otra forma de contar la historia de las hipotecas Suprime ( los NInjas< no income, no jobs, no assets)

La culpa de la crisis la tienen los “ninja”
Para mejorar la situación habrá que "limpiar" la llamada "materia prima" de las empresas
Escrito por: MANUEL CARRETERO
EFE.- Los "ninja" (no income, no jobs, no assets) son personas sin ingresos, sin empleo fijo y sin propiedades, que sin embargo fueron receptores de las famosas hipotecas “subprime”, que contaminaron todo el sistema financiero internacional. La divertida y sencilla explicación de este y otros temas económicos han llevado al profesor jubilado, Leopoldo Abadía, a la fama internacional.
El analista dice que la crisis no mejorará “hasta que el último "ninja" pague el dinero de su último recibo de su última hipoteca”, pero mientras tanto los ciudadanos “tendrán que aguantar la falta de concesión de créditos”.
Leopoldo Abadía, que recibe consultas de empresarios y trabajadores de medio mundo, cree que para mejorar la situación habrá que "limpiar" la llamada "materia prima" de las empresas, esto es, el dinero que las hipotecas subprime "han estropeado tanto".
En su opinión, la crisis actual es más profunda que el crac del 29, “por la sencilla razón de que allí se hundió la bolsa americana, ¿y cuánta gente de San Quirico (un pueblo imaginario) tenía acciones en la bolsa americana?: cero”.
“La crisis le ha venido mal a todo el mundo, menos a mí”, repite con socarronería Leopoldo Abadía, quien hace unos meses era un perfecto desconocido para el gran público y hoy da conferencias por España para explicar lo que bautizó como “La crisis "ninja"”.
Ese es el títuo de un artículo que el profesor Abadía escribió en una tarde con afán didáctico para sus empleados, ya que hace 15 años se retiró de sus clases de Política de Empresa en el IESE Bussnes Scholl de Navarra (noreste de de España ) para montar su propia consultoría.
Nunca sospechó que "La crisis ninja", donde explica de manera sencilla el origen de la crisis inmobiliaria de EE. UU. y cómo se propagó por el resto del mundo, acabase en internet (leopoldoabadia.blogspot.com), y tuviese centenares de miles de visitas.
El autor utiliza una caja de ahorros imaginaria, la caja de San Quirico (inspirada en la localidad barcelonesa de Sant Quirze de Safaja), cuyos clientes confían su dinero sin tener ni idea de que, al otro lado del Atlántico, a partir de 2002, se ofrecían "hipotecas subprime" a clientes "ninja" (no income, no jobs, no assets); o sea, sin ingresos, sin empleo fijo y sin propiedades, eso sí, cobrándoles más por ser “personas de riesgo”.
Cuando los "ninja" no pudieron pagar, el valor de las propiedades inmobiliarias había caído en picado, el banco se quedaba con ellas, pero no podía venderlas bien, y comenzaron a quedarse sin liquidez.
Los bancos hicieron “paquetes de hipotecas”, mezclando las buenas con las malas, las regulares y las “ninja”, que vendieron a otros bancos extranjeros en el mercado interbancario.
De esta forma, los mercados extranjeros pidieron a los primeros unos intereses más altos porque “no se fiaban”, haciendo que subiese el Euribor o “Europe Interbank Offered Rata", la tasa de interés interbancario en Europa.
Leopoldo Abadía lo dice claramente, para que le siga entendiendo todo el mundo: “Los bancos no se prestan dinero porque no se fían unos de otros, no saben la porquería que tienen en sus cuentas”.
De blog en blog. Todo empezó después de que enviase por correo electrónico el artículo sobre los "ninja" a sus empleados y acabase, nadie sabe cómo, en un blog, en el que recibió 7.000 visitas de golpe.
Abadía, aconsejado por su hijo Gonzalo, puso en marcha su propio blog, que ha recibido ya centenares de miles de visitas, entre ellas de Japón, Nigeria y hasta de Burundi.
También hace otros comentarios sobre la economía de este tiempo, por ejemplo: “La globalización tiene sus ventajas, pero también sus inconvenientes, y sus peligros. La gente de San Quirico no sabe que está corriendo un riesgo en Estados Unidos".
Después de que un diario de internet le fichase como articulista, sigue explotando su éxito “-si me lo dicen el año pasado no me lo creo”- con un libro que ha titulado “La crisis ninja y otros misterios de la economía actual”.
El profesor Abadía dice que la crisis no mejorará “hasta que el último "ninja" pague el dinero de su último recibo de su última hipoteca”, pero mientras tanto los ciudadanos “tendrán que aguantar la falta de concesión de créditos”.
Y es que la crisis de ahora es, en su opinión, más profunda que el crac del 29, “por la sencilla razón de que allí se hundió la bolsa americana, ¿y cuánta gente de San Quirico tenía acciones en la bolsa americana?: cero”.
Leopoldo Abadía, que recibe consultas de empresarios y trabajadores de medio mundo, cree que para mejorar la situación habrá que "limpiar" la llamada "materia prima" de las empresas, esto es, el dinero que las hipotecas subprime "han estropeado tanto".
No está convencido de la teoría del “todo vale” a la hora de que los gobiernos gasten dinero para relanzar la economía, e insta a la sociedad a "trabajar mucho" y a actuar "con prudencia", como en el caso de los expedientes de regulación de empleo que, en su opinión, deben realizarse "con sentido".
La frase
Leopoldo Abadía
La crisis de ahora es más profunda que el crac del 29, “por la sencilla razón de que allí se hundió la bolsa de EU, ¿y cuánta gente de San Quirico tenía acciones en ella?: cero”.
Las claves
1. El origen
Cuando los "ninja" no pudieron pagar, el valor de las propiedades inmobiliarias había caído en picado, el banco se quedaba con ellas, pero no podía venderlas bien, y comenzaron a quedarse sin liquidez.
2. El fin
El profesor Abadía dice que la crisis no mejorará “hasta que el último "ninja" pague el dinero de su último recibo de su última hipoteca”, pero mientras tanto los ciudadanos “tendrán que aguantar la falta de concesión de créditos”.
3. A trabajar
Abadía insta a la sociedad a "trabajar mucho" y a actuar "con prudencia", como en el caso de los expedientes de regulación de empleo que, en su opinión, deben realizarse "con sentido”.
')
//-->
window.google_render_ad();