lunes, 6 de abril de 2020

UN FARMACO ANTIPARASITARIO QUE SE VENDE EN TODO EL MUNDO PODRIA ELIMINAR EL CORONA VIRUS COVID-19 EN 48 HORAS


Un estudio colaborativo dirigido por el Biomedicine Discovery Institute (BDI) de la Universidad de Monash en Melbourne (Australia), junto al Peter Doherty Institute of Infection and Immunity (Doherty Institute), ha evidenciado en cultivos celulares que un medicamento antiparasitario, denominado ivermectin y disponible en todo el mundo, es capaz de matar al nuevo coronavirus en 48 horas.




“Hemos descubierto que incluso una sola dosis podría eliminar todo el virus a las 48 horas y que, además, a las 24 horas se produce una reducción realmente significativa”, revelaron los investigadores, cuyo trabajo ha sido publicado en la revista Antiviral Research.


Se trata de un medicamento antiparasitario aprobado por la Agencia Americana del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés) que también ha demostrado ser eficaz ‘in vitro’ contra una amplia gama de virus, incluidos el VIH, el dengue, la gripe y el Zika. No obstante, los expertos han avisado de que los ensayos se tienen que realizar todavía en personas.


“La ivermectina se usa ampliamente y se considera un medicamento seguro. Necesitamos determinar ahora si la dosis a la que se puede usar en humanos será efectiva, ese es el siguiente paso. 

En tiempos en los que estamos teniendo una pandemia global y no hay un tratamiento aprobado, si tuviéramos un compuesto que ya estuviera disponible en todo el mundo, eso podría ayudar a la gente antes. Siendo realistas, pasará un tiempo antes de que una vacuna esté ampliamente disponible”, afirmó Kylie Wagstaff, autora principal del estudio.



Aunque se desconoce el mecanismo por el cual ivermectin actúa en el virus, es probable, en función de su acción en otros virus, que funcione para evitar que el virus “atenúe” la capacidad de las células huésped para eliminarlo.


El uso de esta medicina para combatir la COVID-19 dependería, según la científica, de los resultados de más pruebas preclínicas y, en última instancia, de ensayos clínicos, con una financiación que se necesita urgentemente para seguir avanzando en el trabajo.


La ivermectina se ha utilizado ampliamente desde la década de los ’80 para tratar los piojos, sarna y varias otras infecciones causadas por parásitos. El fármaco también se utiliza para tratar la rosácea, una enfermedad de la piel.


El hecho de que la ivermectina sea un medicamento que ya ha sido estudiado y aprobado para tratar otras afecciones ofrece una ventaja decisiva con respecto al desarrollo de nuevos medicamentos, un proceso largo que suele requerir muchos años de estudio de la seguridad y la eficacia antes de poder llegar a los pacientes humanos.



hidroxicloroquina (Grosby)


De hecho, los investigadores adoptaron un enfoque similar al tratar de desarrollar tratamientos para COVID-19 mediante el uso de otros medicamentos, incluidos las drogas antipalúdicos hidroxicloroquina (HCQ) y cloroquina(CQ). La HCQ es la menos tóxica de las dos y también se usa como un antiinflamatorio para tratar condiciones como artritis reumatoide y lupus.


Ambas dieron resultados aparentemente prometedores contra la COVID-19 en estudios preliminares en China y Francia, lo que llevó al presidente norteamericano, Donald Trump, a considerarlas un “regalo divino”, incluso cuando expertos llaman a ser cautelosos mientras se realizan investigaciones más amplias.


Ya son más de 70 las sustancias que se encuentran en análisis por su potencialidad contra el SARS-CoV-2, pero las que mayores expectativas despertaron, a raíz de algunos estudios preliminares, fue la combinación de la hidroxicloroquina junto al zinc, dos sustancias conocidas y relativamente económicas. 
De acuerdo al médico máster en Nutrición Milton Dan, “la hidroxicloroquina es una droga de consumo bajo prescripción médica, no está exenta de contraindicaciones y efectos adversos, si bien suele ser bien tolerada, de ninguna manera puede ser automedicada”.


Respecto al uso de zinc como parte del tratamiento, Dan aclaró que “diversos estudios mostraron la capacidad del zinc como inhibidor de la replicación viral, incluso se encontraron trabajos como el desarrollado por la Universidad de Oklahoma, que confirman este efecto sobre la familia de los coronavirus”.


El doctor Roger Seheult, profesor de la Universidad de California y especialista en neumología explicó en un video que se viralizó en YouTube que “para poder lograr el bloqueo de la replicación viral en el organismo, el zinc encuentra su gran barrera, no puede acceder al nivel intracelular que requiere para poder actuar sobre la replicación viral. Necesitaría contar un transportador, algo que le permita el paso, al interior celular”.


“Es allí donde la hidroxicloroquina desempeña su papel principal, actuando como un ionóforo, permitiendo el ingreso del zinc a la célula infectada”, según estudios realizados. Además de esta acción, la hidroxicloroquina alteraría el PH celular, dificultando aún más la supervivencia del virus a nivel celular.


CORONAVIRUS COVID-19: GRANDES INTERROGANTES MUCHAS PERSONAS TIENEN ENTRE ELLAS LA MAS PREOCUPANTE. SE TRANSMITE EL CORONAVIRUS COVID-19 POR EL AIRE?

Se trasmite por el aire el Coronavirus?



Desde que los primeros informes revelaron que un nuevo coronavirus se estaba propagando rápidamente entre las personas, los investigadores han estado tratando de determinar si puede viajar por el aire. Sin embargo, hasta ahora sigue siendo una cuestión controvertida. 

En un informe científico, la Organización Mundial de la Salud indicó que no hay pruebas suficientes que sugieran que el SARS-CoV-2 se transmita por el aire excepto en algunas excepciones. 

Los funcionarios de salud dicen que el virus se transporta solo a través de gotitas producidas al toser o estornudar, ya sea directamente o sobre objetos.

Sin embargo, los expertos que trabajan en enfermedades respiratorias transmitidas por el aire reconocen que reunir pruebas inequívocas de la transmisión por el aire podría llevar años y costar vidas. 
"En opinión de los científicos que trabajan en esto, no hay absolutamente ninguna duda de que el virus se propaga por el aire", afirma la científica de aerosoles Lidia Morawska de la Universidad Tecnológica de Queensland en Brisbane, Australia. "Esto es algo obvio".
Pruebas de transmisión aérea recogidas hasta ahora
Las pruebas de estudios preliminares e informes de campo de que el SARS-CoV-2 se está propagando en aerosoles son mixtas. En el momento más álgido del brote de coronavirus en Wuhan, China, el virólogo Ke Lan de la Universidad de Wuhan recogió muestras de aerosoles en los hospitales y sus alrededores que trataban a personas con COVID-19, así como en las concurridas entradas de dos grandes almacenes.
El científico encontró ARN viral del SARS-CoV-2 en varios lugares, incluyendo los grandes almacenes, sin embargo, no precisó si los aerosoles recolectados fueron capaces de infectar las células.

Asimismo los investigadores de Nebraska, EEUU, encontraron ARN viral en casi dos tercios de las muestras de aire recogidas en las salas de aislamiento de un hospital que trataba a personas con COVID-19 graves y en una instalación de cuarentena. Las superficies de las rejillas de ventilación también dieron positivo.
Ninguna de las muestras de aire fue infecciosa en el cultivo de células, pero los datos sugieren que "las partículas de aerosol viral son producidas por individuos que tienen la enfermedad COVID-19, incluso en ausencia de tos", escriben los autores.

Los científicos de EEUU han demostrado en el laboratorio que el virus puede sobrevivir en un aerosol y seguir siendo infeccioso durante al menos tres horas. Aunque las condiciones del estudio eran "altamente artificiales", probablemente existe "un riesgo no nulo de propagación a larga distancia por el aire", indicó el coautor Jamie Lloyd-Smith, investigador de enfermedades infecciosas de la Universidad de California en Los Ángeles.
La posición de la OMS y problemas de transmisión aérea del virus
La OMS señala que la evidencia de ARN viral "no es indicativa de un virus viable que pueda ser transmisible". El informe también presenta su propio análisis de más de 75.000 casos de COVID-19 en China que no informaron de haber encontrado transmisión aérea. 
El problema es que se desconoce si las personas con COVID-19 producen suficientes aerosoles cargados de virus para constituir un riesgo, reconoce Lloyd-Smith. Además no se sabe la dosis infecciosa: el número de partículas de SARS-CoV-2 necesarias para causar una infección, agrega.

"Si estás respirando un virus en aerosol, no sabemos cuál es la dosis infecciosa que ofrece una posibilidad significativa de ser infectado", señala.
Cualquiera que sea la dosis infecciosa, la duración de la exposición es probablemente un factor importante también, opina el virólogo Julian Tang de la Universidad de Leicester, el Reino Unido. 
Cada respiración puede no producir mucho virus, pero "si estás al lado [de alguien infectado], compartiendo el mismo espacio aéreo con ellos durante 45 minutos, vas a inhalar suficiente virus para causar la infección", detalla.
Recoger estos datos representa un problema ético debido a la gravedad de la enfermedad, reconocen los científicos.
¿Se transmite o no se transmite por el aire?
El epidemiólogo de la Universidad de Hong Kong Ben Cowling insiste en que la ausencia de pruebas no significa que el SARS-CoV-2 no se transmita por el aire. Su colega virólogo Leo Poon no cree que sea posible obtener suficientes evidencias en general.
La suposición debería ser que la transmisión aérea es posible a menos que las pruebas experimentales lo descarten, y no al revés, insiste Tang. De esa manera la gente puede tomar precauciones para protegerse.
Si el SARS-CoV-2 se transmite en aerosoles, es posible que las partículas de virus puedan acumularse con el tiempo en espacios cerrados o que se transmitan a mayores distancias.

Aumentar la ventilación en el interior y no recircular el aire puede ayudar a asegurar que los aerosoles infecciosos se diluyan y se eliminen, opina Morawska.
También una simple conversación podría incluso constituir un riesgo mayor que los estornudos y la tos, insta Tang. 
"Cuando alguien está tosiendo, se da la vuelta, y cuando está estornudando, se da la vuelta", explica, al precisar que no es el caso cuando hablamos y respiramos.
Es posible protegerse usando mascarillas para reducir la transmisión. "Es una protección doble y bidireccional", opina Tang. 

Por su parte, Cowling advierte que las máscaras deben recomendarse al público solo después de que se hayan asegurado los suministros para los trabajadores de la salud, las personas con síntomas y la gente vulnerable.

CASOS CORONAVIRUS COVID-19 MUNDIAL SE MULTIPLICAN POR 10 CON EEUU

Casos coronavirus mundial se multiplican por 10 con EEUU a la cabeza

LA HOJA

Conforme a los datos facilitados en las últimas horas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 7 de marzo se superó la barrera de los 100.000 casos y ayer, algo menos de un mes después, se llega a los 1,05 millones de afectados por un virus que ya sufren 207 países y territorios del mundo.

ITALIA SUPERA LOS 15.000 MUERTOS Y EEUU LOS 300.000 CASOS

Italia sigue siendo el país del mundo con más fallecidos por la COVID-19, 15.362 desde que se detectó el brote a finales de febrero, con un incremento de 681 muertes en las últimas 24 horas, cifra que, no obstante, es la mejor desde el pasado 27 de marzo y confirma tendencia descendente en el número de fallecidos.

En total los contagios desde febrero alcanzan a 124.632 personas, entre fallecidos, casos positivos actuales (88.274) y curados (20.996).

Tras Italia en número de muertos se sitúan España (11.744) y Estados Unidos (más de 8.000), si bien este último país es el que registra la cifra más elevada de contagios, que supera los 300.000.


Estados Unidos alcanzó este sábado los 305.820 casos, el doble que hace cinco días, con al menos 8.291 muertos por la enfermedad, según el recuento extraoficial del Centro de Sistemas, Ciencia e Ingeniería (CSSE) de la Universidad Johns Hopkins (Maryland).

Y, dentro de Estados Unidos, Nueva York es el estado más afectado, hasta el punto de constituir actualmente el epicentro mundial de la pandemia. Tiene un tercio de los casos en este país norteamericano.

Pero lo peor aún parece estar por llegar y el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, alertó de que se prevé que el pico de contagios tenga lugar en los próximos siete días.

España, con 11.744 fallecidos y 124.736 contagiados de coronavirus, considera superado el pico de la pandemia y, para seguir el combate contra la COVID-19, ampliará hasta el día 26 de abril la situación de confinamiento.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, indicó en una comparecencia televisiva que, conforme a los datos de los expertos, se ha “superado” el pico de propagación del coronavirus y se está “en condiciones de doblegar la curva” de expansión de la epidemia para después comenzar una etapa de “transición”.

“Me someto a estos quince días de nuevo de prórroga, pero ya anuncio que vendrán más días”, dijo Sánchez acerca de una medida, el estado de alarma, que se decretó por primera vez a mediados de marzo y se amplió una primera vez hasta el 11 de abril.

Y respecto a la Unión Europea (UE), Sánchez aseguró que “España no va a renunciar a los eurobonos”, ante los daños que está causando la pandemia y frente a la reticencia de algunos miembros de la eurozona, como Alemania, Holanda o Austria.

“Eso es solidaridad, eso es Europa”, subrayó, para agregar que “Europa no puede fallar esta vez”.

La Comisión Europea (CE) propuso este jueves crear un fondo europeo dotado con 100.000 millones de euros que concederá préstamos a los países más afectados por el COVID-19, como España e Italia, para ayudarles a costear medidas destinadas a evitar los despidos por la pandemia.

CIFRAS AL ALZA EN EL REINO UNIDO

En el Reino Unido, mientras tanto, las cifras van al alza y, así, en total han muerto hasta ahora más de 4.000 personas por la COVID-19, cifra que aún no incorpora a los fallecidos fuera de los hospitales o aquellos a los que no se les había realizado un test antes de morir.

En concreto, en las últimas veinticuatro horas han fallecido 708 personas, el mayor incremento diario hasta ahora.

Un trabajador de la salud de la Cruz Blanca de Génova con máscara protectora y en general camina frente a una pancarta que dice “Ustedes son los campeones” antes de recoger a los pacientes sospechosos de tener COVID-19. 

En Francia, los muertos en hospitales por coronavirus ascienden a 5.532, a los que se suman 2.028 fallecidos en residencias de ancianos. Ayer, murieron en Francia otras 441 personas por la pandemia.

Al tiempo, en Oriente Medio, las autoridades iraníes temen un posible agravamiento de la situación y siguen ampliando su capacidad hospitalaria para los contagiados de coronavirus que, hasta este sábado, ha causado la muerte a 3.452 personas.

ESCENAS DE DOLOR EN ECUADOR Y EN TODA LATINOAMÉRICA

Las escenas de dolor se suceden en toda Latinoamérica y, más en concreto, en Ecuador, donde ya hay 172 fallecidos (27 más que ayer), en especial en la provincia de Guayas, y los contagiados se acaercan a los 3.500.

En Chile, los contagios superan los 4.100, pero la cifra de fallecidos se limita a 27.

Mientras, Brasil corre contra el tiempo para desarrollar y fabricar respiradores con tecnología propia y a un valor quince veces menor al del mercado.

Y dentro de la larga lista de casos y fallecidos, dos personas murieron a bordo del Coral Princess, de la naviera Princess, que había reportado una docena de contagios de COVID-19 y que se dirige a desembarcar este sábado en el Puerto de Miami (Florida, EEUU).

La situación que está generando el coronavirus es tal que la Cruz Roja considera que es uno de los mayores retos a los que esta centenaria institución se enfrenta en su historia, dado el elevadísimo número de países azotados por la COVID-19.



Enlace: https://www.lahojard.net/2020/04/casos-coronavirus-mundial-se.html?m=1
© LA HOJA RD | Todos los derechos reservados

ONU CORONAVIRUS COVID-19: ESTO ES LO PEOR QUE NOS HA PASADO DESDE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL, LA HUMANIDAD ESTA EN JUEGO

Esto es lo peor “desde la 2da Guerra Mundial, la humanidad está en juego”: ONU sobre coronavirus







Más de la mitad de la población del mundo se encuentra bajo algún tipo de confinamiento mientras los países buscan desesperadamente detener el avance del virus que ya infectó a más de 936 mil personas y dejó más de 47 mil muertos en todo el planeta, desde que se desató en diciembre en China.

Adicionalmente, la extraordinaria perturbación económica y política que provoca el virus presenta un peligro real para el mundo, dijo el martes el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, al considerar que esta pandemia es la peor crisis global desde la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

Guterres también pidió no olvidar a los países subdesarrollados en África y Latinoamérica que sufren esta crisis con menos recursos.

“Se trata de una combinación, por un lado, de una enfermedad que es una amenaza para todos en el mundo, y en segundo lugar, porque tiene un impacto económico que traerá una recesión sin precedentes en el pasado reciente”, dijo Guterres, agregando que “la humanidad está en juego”.
“La combinación de esos dos factores y el riesgo de que contribuya a una creciente inestabilidad, una creciente violencia y un creciente conflicto son las cosas que nos hacen creer que ésta es, de hecho, la más retadora de las crisis que hemos enfrentado desde la Segunda Guerra Mundial”, explicó.
“Los ministros de Finanzas y gobernadores de los bancos centrales del G20, que se reunieron el martes por teleconferencia, prometieron ayudar a los países más pobres a soportar el fardo de su deuda y a asistir a los mercados emergentes”, resumió el diario El Mundo de España, una de las naciones más afectadas con la pandemia, además de China, EEUU, Italia e Irán.
La semana pasada, los líderes del este grupo de países más ricos y economía emergentes habían dicho que inyectarían $5 billones de dólares en la economía global para disipar los temores de una recesión.
En Wuhan, la ciudad donde se originó la pandemia, las medidas de confinamiento se han ido levantando progresivamente, y los primeros pasos al aire libre de sus habitantes son para homenajear a los muertos. Mientras, “la cantidad de cremaciones y urnas funerarias hace pensar a numerosos expertos que el total de fallecidos en China es mucho mayor que el dato oficial difundido”.
En otros países se espera aún el pico de la enfermedad, con los servicios de salud ya saturados y las economías paralizadas.

Fuente: El Diario

CAPTAIN OF AIRCRAFT WITH GROWING CORONAVIRUS OUTBREAK PLEADS FOR HELP FROM NAVY









LOCAL // BAY AREA & STATE

Exclusive: Captain of aircraft carrier with growing coronavirus outbreak pleads for help from Navy

Note: This story has been updated with comments from the U.S. Navy and other developments.
The captain of a nuclear aircraft carrier with more than 100 sailors infected with the coronavirus pleaded Monday with U.S. Navy officials for resources to allow isolation of his entire crew and avoid possible deaths in a situation he described as quickly deteriorating.
The unusual plea from Capt. Brett Crozier, a Santa Rosa native, came in a letter obtained exclusively by The Chronicle and confirmed by a senior officer on board the aircraft carrier Theodore Roosevelt, which has been docked in Guam following a COVID-19 outbreak among the crew of more than 4,000 less than a week ago.
“This will require a political solution but it is the right thing to do,” Crozier wrote. “We are not at war. Sailors do not need to die. If we do not act now, we are failing to properly take care of our most trusted asset — our Sailors.”
In the four-page letter to senior military officials, Crozier said only a small contingent of infected sailors have been off-boarded. Most of the crew remain aboard the ship, where following official guidelines for 14-day quarantines and social distancing is impossible.
“Due to a warship’s inherent limitations of space, we are not doing this,” Crozier wrote. “The spread of the disease is ongoing and accelerating.”
He asked for “compliant quarantine rooms” on shore in Guam for his entire crew “as soon as possible.”
“Removing the majority of personnel from a deployed U.S. nuclear aircraft carrier and isolating them for two weeks may seem like an extraordinary measure. ... This is a necessary risk,” Crozier wrote. “Keeping over 4,000 young men and women on board the TR is an unnecessary risk and breaks faith with those Sailors entrusted to our care.”
DOCUMENT
TEXT
Zoom
The Navy did not respond to The Chronicle’s requests for comment Monday, but on Tuesday morning as the news spread, the Acting Navy Secretary Thomas Modly spoke to CNN.
“I heard about the letter from Capt. Crozier (Tuesday) morning, I know that our command organization has been aware of this for about 24 hours and we have been working actually the last seven days to move those sailors off the ship and get them into accommodations in Guam. The problem is that Guam doesn’t have enough beds right now and we’re having to talk to the government there to see if we can get some hotel space, create tent-type facilities,” Modly said.
“We don’t disagree with the (captain) on that ship and we’re doing it in a very methodical way because it’s not the same as a cruise ship, that ship has armaments on it, it has aircraft on it, we have to be able to fight fires if there are fires on board the ship, we have to run a nuclear power plant, so there’s a lot of things that we have to do on that ship that make it a little bit different and unique but we’re managing it and we’re working through it,” he said.
“We’re very engaged in this, we’re very concerned about it and we’re taking all the appropriate steps,” Modly said.
So far, none of the infected sailors has shown serious symptoms, but the number of those who have tested positive has jumped exponentially since the Navy reported infections in three crew members on March 24, the first time COVID-19 infections had been detected on a naval vessel at sea.
Asked Tuesday what should be done about the Roosevelt, President Trump said he would “let the military make that decision.”
Retired Admiral James Stavridis, former NATO Supreme Allied Commander Europe, told The Chronicle Tuesday in an e-mail that “we should expect more such incidents because warships are a perfect breeding ground for coronavirus.”
“Unfortunately, naval vessels are ideal breeding grounds for the spread of viruses because it is impossible to do social distancing on one” because of the tight quarters on board, Stavridis said.
The ship’s problems will “compound,” Stavridis said, because you can’t tie the vessel up “and send everyone ashore. It is full of weapons, billions of dollars of equipment, fire hazards, and nuclear reactors.”

Inside the Newsroom

Anonymous sources: The Chronicle strives to attribute all information we report to credible, reliable, identifiable sources. Presenting information from an anonymous source occurs extremely rarely, and only when that information is considered crucially important and all other on-the-record options have been exhausted. In such cases, The Chronicle has complete knowledge of the unnamed person’s identity and of how that person is in position to know the information. The Chronicle’s detailed policy governing the use of such sources, including the use of pseudonyms, is available on sfchronicle.com.
Read More
Mark Cancian, a Marine colonel who served for 37 years before retiring, said that “the Navy has got to figure out how to do this right or else they can’t deploy the rest of the fleet.
“This is like the test case,” said Cancian, a senior adviser with the Center for Strategic and International Studies think tank in Washington, D.C.
Stavridis advised the “entire U.S. Navy” to “test, test, test,” and immediately isolate those infected off of ships.
Scrubbing the Theodore Roosevelt of the virus will not be complicated, but “time-consuming,” he said. He estimated cleaning would take five to 10 days with a crew of 350 people.
Senior military officials said last week that the entire crew of more than 4,000 will be tested. The carrier’s home port is San Diego.
At the time, Modly expressed confidence that they identified all the sailors who had been in contact with the trio of infected sailors and they had been quarantined.
“This is an example of how we are able to keep our ships deployed at seas and underway, even with active COVID-19 cases,” Modly said.
But by the time the ship reached port in Guam on Friday, the number of cases had grown to 25, and soon after to 36, according to reports.
Chief of Naval Operations, Adm. Mike Gilday responded to the increasing numbers late last week by saying the Navy was taking “this threat very seriously” and working to isolate positive cases to halt the spread. He promised to increase the rate of testing and to isolate infected sailors. He stressed that the top two priorities were caring for their sailors and maintaining “mission readiness.”
“We are confident that our aggressive response will keep U.S.S. Theodore Roosevelt able to respond to any crisis in the region,” Gilday said.
But by Monday, a senior officer on board the massive aircraft carrier, who wished to remain anonymous because they are not authorized to speak to the media, said between 150 and 200 sailors had tested positive. None had been hospitalized — yet, the source said. The Chronicle agreed to withhold the officer’s name based on its anonymous sources policy.
In his letter to top Navy command, Crozier said if it was operating in wartime, the ship would cope and continue operations and battle the illness as best it could.
“However, we are not at war, and therefore cannot allow a single Sailor to perish as a result of this pandemic unnecessarily,” Crozier wrote. “Decisive action is required now in order to comply with CDC and (Navy) guidance and prevent tragic outcomes.”
Lawrence Korb, a former assistant secretary of defense in the Reagan Administration, said that “it is very unusual” for a ship captain — someone who is typically on a career track to become an admiral — to write such a letter.
“It shows that this is a person who is putting the welfare of his sailors ahead of his career,” said Korb, a retired Navy captain who is now a senior fellow at the left-leaning Center for American Progress think tank.
Gilday told reporters last week it was unclear if sailors became infected following the ship’s previous port of call in early March to Da Nang, Vietnam. Gilday said they debated whether to go on with the Vietnam visit, but at the time there were only 16 coronavirus cases in northern Vietnam and the port was in the central part of the country.
Sailors were screened prior to returning on board. The first three sailors tested positive 15 days after leaving Vietnam, officials said.
The virus has been hard to contain on board ever since. Federal and military guidelines recommend individual quarantine, including no use of common areas.
“Due to the close quarters required on a warship and the current number of positive cases, every single Sailor, regardless of rank, on board the TR must be considered ‘close contact,’” Crozier wrote.
The tight quarters on the carrier are “most conducive to spread,” he wrote, including large amounts of sailors in a confined space, shared sleeping quarters, restrooms, workspaces and computers, a common mess hall, meals cooked by exposed personnel, and movement constraints requiring communal contact with ladders and hatches.
He called the current strategy followed so far — of moving a small infected group onto the pier, increasing cleaning and attempts at social distancing ineffective.
“The current strategy will only slow the spread,” he wrote. “The current plan in execution on TR will not achieve virus eradication on any timeline.”
The captain compared the situation to the Diamond Princess cruise ship, citing a study that focused on what could have happened to that cruise ship had no isolation been done. A total of 712 passengers eventually tested positive for COVID-19 from that cruise departing from Japan; however, the study found if there had been no early isolation close to 80% of passengers and crew would have been infected. And had the cruise line immediately evacuated the ship after the first positive tests, the study found only 76 people would have tested positive.
Crozier said the Theodore Roosevelt could fare even worse, as a warship is not designed to provide such individual isolation like guest cabins.
“TR’s best-case results, given the current environment, are likely to be much worse,” he wrote.
As for the senior military officials’ promising tests for all crew aboard the carrier last week, Crozier said it is not a solution.
“Testing has no direct influence on the spread of the COVID-19 virus. It merely confirms the presence of the virus,” he wrote.
Of the first 33 Roosevelt sailors testing positive, seven, or 21%, originally tested negative. After testing negative, those seven sailors presented symptoms within 1 to 3 days after their initial negative test, Crozier said.
The testing should be utilized, the captain wrote, after a proper 14-day quarantine to ensure no infected sailors return on board a clean ship.
Only one of the pier-side accommodations meet Navy guidelines, he wrote, adding that two sailors tested positive after sleeping in a gym with cots.
If the Navy focuses on being battle ready, it will lead to “losses to the virus,” Crozier said. The second option, the captain recommended: “Achieve a COVID-free TR.” Methodically clean the ship, while isolating the crew in port with a massive amount of individualized lodging equipment.
As part of his plan, 10% of the crew would stay on board to run the reactor plant, sanitize the ship, ensure security and provide contingency response for emergencies.
“As war is not imminent,” Crozier wrote, “we recommend pursuing the peace time end state.”
Matthias Gafni and Joe Garofoli are San Francisco Chronicle staff writers. Email: matthias.gafni@sfchronicle.comjoe.garofoli@sfchronicle.com




You must be signed in to comment
SIGN IN